Orientación Laboral en el Contenedor de basura

El título del artículo puede llevar a equívocos. Si lo escribiera en un momento de bajonazo total y duda de la utilidad de mi trabajo utilizaría la basura como figura literaria, un adorno para indicar en la desesperación que mi trabajo no sirve para nada. Pero no es el caso.

En este post, el título describe el espacio físico en el que se ha desarrollado una sesión de orientación sociolaboral. Una tutoría individualizada en toda regla, improvisada en el espacio y en tiempo (a la salida del trabajo, tiempo extra robado a mi vida no laboral), pero metodológicamente ordenada y cuyos contenidos fueron: motivación hacia el empleo, autoconfianza y seguridad en sí mismo, legislación laboral y de servicios sociales y derivación a centros especiales de empleo.

“…con una cojera evidente, con un carrito destartalado de bebé pegado a su pierna…”

Más adelante amplío más acerca de los contenidos y el desarrollo de la sesión de orientación laboral pero ahora quiero dirigir o redirigir la mira telescópica de nuestra atención a la figura de un hombre de 55 años, con una cojera evidente, con un carrito destartalado de bebé pegado a su pierna para tener contacto con sus pertenencias, del mismo modo que a las señoras del centro las gusta no perder de vista las bolsas de los trapitos de las boutiques cuando toman el aperitivo en el gastro bar. Seguir leyendo Orientación Laboral en el Contenedor de basura